Almacenaje a Temperatura Controlada

________________

Las cámaras frigoríficas son uno de los ambientes más difíciles para trabajar. Las temperaturas bajo cero no solamente afectan la capacidad de la batería, la electrónica, la lubricación y la capacidad de los conductores para operar las carretillas elevadoras, sino que también se debe pensar en el uso del espacio. Las operaciones de enfriado (Temperatura ambiente de hasta 0º) o congeladas (Temperaturas por debajo de los 0º) requieren “lean”, soluciones eficientes que minimicen el desaprovechamiento del espacio, de los recursos y del tiempo, garantizando la fiabilidad en estos entornos tan exigentes. Tenemos una larga historia, a la vez que experiencia, operando en ambientes de baja temperatura, ofreciendo una gama completa de carretillas y soluciones dedicadas a operaciones realizadas en cámaras frigoríficas.

Soluciones Lean Disponibles para zonas frías

________________

Carretillas especializadas para un máximo funcionamiento en cámaras frigoríficas

  • Para temperaturas hasta los -30°C
  • Disponibles especificaciones y complementos para almacenamiento en frío
  • Contrato de servicio ajustado a sus necesidades

La gama completa de carretillas Toyota se ha diseñado para poder trabajar de forma efectiva a temperaturas de hasta 0ºC sin ninguna modificación. No obstante, las carretillas que trabajan con temperaturas de hasta -30ºC deberán de ser adaptadas con complementos. Entre las características específicas podemos encontrar acero inoxidable, aceite para cámaras frigoríficas, plataformas antideslizantes, baterías calentadas, etc. Toyota ofrece una gama de carretillas de interior en las que se incluyen transpaletas manuales, preparadores de pedidos, carretillas de retráctiles y de pasillo muy estrecho (VNA), así como carretillas contrapesadas que pueden ser totalmente diseñadas para su uso en cámaras frigoríficas.  Algunas de las
carretillas requieren pocas modificaciones, por ejemplo, las transpaletas Toyota BT Levioy los apiladores BT Staxio simplemente necesitan aceite hidráulico a baja temperatura; en todos los demás aspectos, están diseñados para almacenes frigoríficos con complementos completamente sellados. Todo esto ayuda a la disminución de los costes, reduciendo el riesgo de que las carretillas se usen de forma incorrecta.